Fisioterapia para el sudeck

Fisioterapia para el sudeck
4.3 (86.67%) 3 votes

Fisioterapia para el sudeck

El sudeck es una enfermedad que también recibe el nombre de síndrome general del dolor complejo, esta enfermedad afecta una o varias extremidades del cuerpo causando mucho dolor.

Esta enfermedad se caracteriza por ser multisistematica y multisintomatica, es decir, afecta diferentes sistemas del cuerpo humano y se presenta con diferentes síntomas al mismo tiempo.

Diagnosticar esta enfermedad a tiempo es muy importante, pues de esta manera evitaras que se afecten todas las articulaciones y el dolor será menos, pues esta afección es muy dolorosa.

En caso de que el síndrome de sudeck no se diagnostique ni se trate a tiempo la articulación afectada puede quedar rígida e inmóvil, lo que ocasionara mucho dolor a la persona afectada.

Problemas y alteraciones psicológicas suelen presentarse como síntomas de las personas que padecen sudeck por el intenso dolor que esta causa, además de la dependencia a medicamentos para aliviar el dolor.

El síndrome de sudeck suele ser más frecuente en mujeres que hombres, esto no quiere decir que los hombres no estén propensos a sufrir esta enfermedad, de igual manera las personas fumadoras son mas propensas a padecer esta afección.

Según estudias se estiman al menos 15.000 personas al año alrededor del mundo que empiezan a padecer de esta enfermedad, la edad promedio de las personas que padecen esta enfermedad está entre los 40 y los 60 años.

Las causas conocidas del síndrome de sudeck son lesiones u operaciones, pues aun no sea descubierto otra causa aparente, aunque algunos expertos creen que esta podría ser una enfermedad hereditaria.

Causantes del síndrome de sudeck también pueden ser lesiones en la espalda, lesiones en los nervios centrales y periféricos, traumatismos o movimientos repetitivos.

El principal síntoma que presentan las personas que padecen este síntoma es dolor intenso y sensación de ardor que incrementa con el estrés y cualquier movimiento leve.

Los síntomas de este síndrome empiezan a notarse luego de unas semanas de haber realizado alguna operación, luego de alguna lesión o de haber quitado un vendaje o un yeso.

Otros síntomas del síndrome de sudeck pueden ser atrofia muscular, dificultad para mover la articulación afectada, hinchazón, sudoración excesiva, cambio de la temperatura en la zona afectada.

También pueden evidenciarse síntomas como la osteoporosis, calambres, sensibilidad extrema, temblores, trastornos de coordinación y falta de equilibrio.

Diagnosticar el síndrome de sudeck no será tarea fácil, por lo que necesario que el especialista realice diagnósticos deferenciales para asegurarse de descartar otras enfermedades.

Puesto que la hinchazón puede ser síntoma de infecciones, para ello deben realizar exámenes físicos para confirmar el síndrome.

Algunos de los exámenes que pueden realizarse para confirmar el síndrome de sudeck son resonancias magnéticas, exámenes de sangre y orina, tomografías y gammagrafías, con la realización de algunos de estos exámenes podrá confirmar la existencia del síndrome sudeck.

El síndrome de sudeck es una enfermedad progresiva, es decir que va avanzando con el tiempo por ello es necesario diagnosticarla a tiempo para aplicar el tratamiento correspondiente evitar que se vuelva una enfermedad crónica.

El síndrome de sudeck a pesar de ser una enfermedad que es progresiva puede revertirse hasta en un 85 % si se cumple un tratamiento estricto.

Los tratamientos a aplicarse la mayoría de las veces son para aliviar el dolor y las contracturas musculares, logrando de esa manera que el paciente pueda mover y utilizar día a día la extremidad afectada.

Los tratamientos farmacológicos que se aplican son para aliviar el dolor, la hinchazón y la sensación de ardor, también se suministran fármacos para conciliar el sueño y pastillas para la depresión debido al fuerte dolor que causa la afección.

Además se utilizan tratamientos no farmacológicos como la práctica de natación o ejercicios acuáticos y la fisioterapia.

Fisioterapia para aliviar el sudeck

El síndrome de sudeck al igual que otras enfermedades dolorosas necesita de terapias multidisciplinarias, es decir, enfoques que incluyan farmacoterapia, fisioterapia, bloqueos simpáticos y tratamientos psicológicos.

La fisioterapia es uno de los mejores tratamientos para tratar el síndrome de sudeck no solo para el tratamiento precoz, también para la fase tardía, además de ser muy útil para prevenir su desarrollo.

La fisioterapia variara en dependencia del tipo de síndrome de sudeck que tenga el paciente y en qué fase se encuentra, también se toman cuenta los síntomas mas fuertes, de esta manera puede diagnosticarse el grado de fisioterapia que necesita el paciente.

El aplicar la fisioterapia a personas con el síndrome de sudeck hará más rápida su recuperación, además de que ayudara a aliviar los síntomas y el dolor intenso.

Expertos afirman que con solo un tratamiento estricto de fisioterapia puede llegara a revertirse la enfermedad hasta el punto en el que el paciente pueda realizar su vida cotidiana normalmente sin ningún problema.

Se aplica la fisioterapia con la intensión de reducir el edema, mejorar la funcionalidad de la extremidad que está afectada y la circulación, además de ayudar a percibir el dolor y la lesión.

Los tratamientos con fisioterapia deben realizarse una vez se halla diagnosticado la enfermedad para impedir que esta siga avanzando y que empeore, además de esta manera se ayuda al paciente a que pueda continuar llevando su vida con total normalidad.

Es recomendable aplicar tratamientos psicológicos junto con la fisioterapia, para ayudar a la persona afectada a realizar todas sus actividades conviviendo con el dolor, de esta manera también se favorecen los cambios cognitivos y de conducta.

Evolución y prevención del síndrome de sudeck

La evolución del síndrome de sudeck variara según el paciente, la fase en la que se diagnostique la enfermedad y la manera en la que se cumpla el tratamiento, de igual manera la intensidad del dolor.

En algunos casos la evolución de la enfermedad es satisfactoria hasta en un 85% aunque puede permanecer el dolor por algunos meses o de por vida, también existe casos en que, luego de que la enfermedad se halla revertido reaparezca en la fase de empeoramiento.

Como antes mencionamos la enfermedad d sudeck no tiene causas definidas aun, pero si puede prevenirse el solo para evita que de el paciente se vuelva dependiente de los fármacos.

Otra manera de prevenir esta enfermada es el dejar de fumar, pues las personas fumadoras tienen mas posibilidades de padecer el síndrome de sudeck.

Es de suma importancia acudir al médico lo antes posible cuando s sospeche de esta enfermedad, pues mientras más rápido se apliquen tratamientos más posibilidades hay de revertir la enfermedad.

Mientras más se tarde en acudir al médico o en poner en práctica el tratamiento menos posibilidades habrá de revertir la enfermedad, causando esto la rigidez total de la extremidad afectada quedando inmovible.

Dolor de sudeck en la mano

Clasificación del síndrome de sudeck

El síndrome de sudeck puede clasificarse de dos maneras, según el tipo del síndrome, si es tipo 1 o tipo 2 y según la fase en la que se encuentran los síntomas que puede ser fase 1, fase 2 o fase 3.

Clasificación según el tipo del síndrome:

  • Síndrome de sudeck de tipo 1: es de tipo 1 si el síndrome se ocasiona debido a n factor desencadenante, es decir, por un esguince, una fractura grave o leve, un simple golpe o algún otro traumatismo.
  • Síndrome de sudeck de tipo 2: en este caso el síndrome se produce por alguna afección en el sistema nervioso central o periférico, si este es el caso el síndrome también recibe el nombre de causalgia.

Clasificación del síndrome de sudeck según la fase en la que se encuentran los síntomas:

  • Fase 1: los síntomas presentes en esa fase son dolor, sensibilidad en la piel, inflamación solo en la parte afectada, resequedad y cambio de temperatura en la zona afectada, calambres, sudoración excesiva, dificultad para el movimiento y rigidez de la zona afectada.
  • Fase 2: los síntomas en esta fase son más intensos, además la piel de la zona afectada se enrojece, cambio en las uñas, se hace visible la atrofia muscular, cambios en el cabello, rigidez total de la extremidad afectada.
  • Fase 3: incremento del dolor, contracción de los músculos, calambres repetitivos y se presenta la incapacidad para utilizar la extremidad afectada.